martes, 20 de octubre de 2015

TRUCOS INFALIBLES PARA TRANSFERIR TUS FOTOS FAVORITAS A MADERA

Hoy os traigo un súpercuqui post, es la manualidad creo, que más satisfacción me ha aportado, pues hablamos de unas fotos muy personales con una carga sentimental muy grande. Me encantan estas fotos y quería hacer algo con ellas, pero no lo tenía claro, hasta que se me ocurrió intentar transferirlas a unas láminas de madera. El proceso no iba a ser fácil, porque yo soy novata en todo y experta en nada, así que le puse muchas ganas, pero sobre todo ilusión y no sé si fue por una cosa, por la otra, o por la suma de las dos que a la tercera fue la vencida.
Para transferir nuestras fotos favoritas a madera (puede ser cualquier soporte de madera, pero yo usé unas finas láminas), necesitamos:

  • láminas de madera, de venta en Abacus, puedes comprar aquí
  • Fotos impresas en tinta láser (tóner)
  • Gel medium para transferir (de venta en tiendas de manualidades)
  • Herramienta para serrar y sierras (enlace)
  • Pincel para aplicar el gel
  • Tarjeta tipo de crédito (aunque no os lo creáis, es la pieza clave del asunto)
  • Esponjita o dedo entrenado (ya veréis por qué)
  • Barniz
Bueno, yo os voy a explicar lo que me pasó, para que veáis que el paso a paso es importante, porque metí la pata hasta el fondo la primera vez y la segunda a medias, os explico:
Como iba a transferir 4 fotos, dividí mi lámina en 4 partes iguales y recorté con mi sierra. Hasta ahí todo bien.
Una vez tenía mis 4 "cuadrados" sólo me faltaba embadurnarlos con el gel, aplicar la foto y dejar "reposar" una noche. Pues bueno, cogí mis fotos bien recortadas, toda emocionada yo, primero una, embadurné la lámina con el gel y a continuación puse mi foto encima (de modo que yo no veía la ilustración, si no que quedaba pegada a la madera) y alisé como pude la burbujeante superficie, primero con una regla, luego con los dedos.Repetí el proceso 4 veces para las 4 fotos...
Esperé emocionada, a que pasaran las horas para poder despegar el papel y ver aparecer las caritas angelicales, qué ilusa. Primero tenemos que pulverizar agua por todo el papel y frotar con mucho cuidado con la esponjita; se formarán bolas y bolitas de papel, enseguida nos cansaremos de la esponja y pasaremos al dedo...estaremos un buen rato, un rato incalculable, pero yo pensaba que valdría la pena por ver el resultado, pero no:
No sé si hay gente que publica sólo las cosas que le salen perfectas, como si nunca se equivocaran, pues yo me equivoco cada 2x3, por eso aprendo, sí, y pensando enseguida descubrí donde estaba el fallo y eso me sirvió para mejorar, que de eso se trata al fin y al cabo...
Ya habéis visto qué desastre, no? Pues esto me pasó porque la hoja no estaba bien pegada a la madera, ha de estar completamente pegada, que no quede ni un milímetro sin enganchar. Vale, ¿y cómo conseguimos eso si al pegar la foto empiezan a salir burbujas, como si fueran Gremlins? Pues qué hice, primero, darle la vuelta a las láminas para aprovecharlas (no estamos para tirar nada) y luego embadurné generosamente con gel la madera y la foto, o sea, las dos cosas, para que no hubiera excusas. Qué pasa, que si sólo embadurnamos la madera, cuando aplicamos la foto ya no hay quien la mueva en el caso de que quede torcida o salgan burbujas, en cambio, si está todo pringado con cola, aquello resbala y podemos corregir. Ahora tendremos a mano una tarjeta, la del súper, la de la perfumería, de dónde sea, mientras sea de plástico. Aplicamos la foto embadurnada y rápidamente alisamos toda la superficie con la tarjeta, veréis que esto es otra cosa (si seguís mis consejos iréis directamente a lo seguro y os ahorraréis el desastre). Cuando lo tengamos todo lisito ya está listo y no hará falta esperar 8 horas como he leído por ahí, si no que cuando esté bien seco ya se podrá proceder a humedecer y a darle al dedo (que mal ha sonado, por Dios...). Y cuando lo tengamos todo limpio ya podremos darle una mano o dos de barniz para proteger la foto.
Si habéis leído hasta aquí os preguntaréis que dónde está la segunda metida de pata, pues bien, resulta que al aprovechar la "cara B" de la madera no me percaté mucho de que tenía marcas de "anillos de tronco" propias de la madera,  y las fotos lucían con círculos en sitios inoportunos...¡¡¡aaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh!!! Pues como no está la cosa para tirar cohetes, tuve que pintar la maderita y volver a repetir todo el proceso, sólo que esta vez ya lo tenía por la mano y el resultado, de verdad, que vale la pena, esto podéis hacerlo con cualquier foto que os guste, sobre una caja de madera, joyero, mueble, lo que queráis, y como regalo no tiene precio.

Espero que os haya gustado, ¡pronto más!

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Oixxx, me alegro mucho que te guste lo que hago, porque yo me lo paso genial haciéndolo!! Un beso!

      Eliminar
  2. Tiene que ser gel medium si no lo consigo cul otro puedo utilizar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, hay quien usa cola de carpintero, dos partes de cola x una de agua. Yo no lo he hecho así nunca, pero te puede funcionar.

      Eliminar